domingo, 8 de julio de 2012

Perseverancia

Con tardanza pero publicado para mi amigo de Venezuela que cumplio uno de sus suenos, venir a los Estados Unidos como  Residente Permanente.
Jairo lucho de una manera increible para no perder el tren de sus suenios y anhelos para venir a este pais. Nos conocimos sin vernos a la cara, ni saber como se le escuchaba al telefono . Solo supe de el y su familia  cuando nos comenzamos a enviar emails debido a que el habia leido unos de mis post  en el blog acerca del proceso de ciudadania ,  tema que le habia interesado y por el que tenia preguntas acerca de como hacer para venir con su familia de manera legal a los Estados Unidos por medio del programa Diversity Visa.
La primera vez que lo intento , la suerte  no lo toco, hoy tengo mis dudas acerca de ello ya que las cosas siempre ocurren por algo,  no obtuvo respuesta por parte del Departamento de Immigracion de los Estados Unidos despues de que el enviara toda  la aplicacion online, poco despues se enteraria de que sus esfuerzos fueron en vano ese anio. Pero a partir de ese momento sus emails denotaban decisión, una rotunda decisión  de derrotar al desanimo y de continuar con el sueno que se había vuelto irremediablemente una obsesión. Esos emails rotundos por su significado y repletos de ilusion, eran la prueba suficiente de que cuando uno desea algo desde lo mas profundo de su alma, las cosas y las personas  conspiran con nosotros para que obtengamos nuestros anhelos, una conspiracion del universo, como la llamara un autor americano de libros de auto superacion. Mientras tanto Jairo iniciaba el camino, yo desde los Estados Unidos continuaba con la segunda parte de la aventura americana: La adaptacion a una nueva tierra, a nuevos horizontes a nuevas tempestades. El tiempo paso y no tuve noticias de el y su familia. Tiempo despues, yo andaba sumido en mis cotidianeidades y en la premura del vivir , cuando recibi un email de Jairo, casi comentandome de manera secreta de que tenia una noticia importante que darme y de que yo debia guardar secreto, ya que nadie en su familia, mas alla de la directa sabian de lo que habia pasado, asombrado, lei esas lineas en las que me explicaba que se habia sacado la loteria de visas y que no cabia en su emocion. La verdad, me emocione por ese enorme logro ajeno, mas aun por que sabia que Jairo en su lejana Venezuela habia mantenido inquebrantablemente esa ilusion por venir a un pais en el cual el penso, piensa y seguira pensando encontrar lo que la Constitucion Americana manda : Perseguir tu propia felicidad.